Ha pasado el tiempo, y han pasado muchas cosas.
Cada un@ ha evolucionado, el grupo ha evolucionado,
los lazos se han hecho más intensos, la red más extensa y rica.
Después de un año este colectivo/enjambre/comunidad
llamado sietezeta sigue ahí.
Con los límites difusos y cambiantes, más nómada que antes, con divergencias, como siempre formas distintas de ver algunas cosas…
Pero ahí hemos estamos, con unas capacidades realmente fuertes.
Hubo momentos en casi desaparecimos en las tinieblas, pero supimos escucharnos.
Creimos en nosotros, o al menos pusimos todo de nuestra parte.
Y volvimos a encender la luz.
Pusimos las cosas en orden, aun sabiendo que se volverían a desordenar.
Pero eso no era importante.
Nos demostramos a nosotr@s, de qué somos capaces cuando estamos juntxs.
Podemos mostrarnos como somos realmente.
Anuncios